¿Libertad, para qué?

¿Libertad, para qué?

Es fácil reírse de un norcoreano alienado por el culto a la personalidad del líder supremo. Para eso basta un cuñado, un tertuliano o un meme; pero cuando se trata de ridiculizar a un occidental enajenado por el consumismo, la obsesión…