¿Has dicho encuesta?

¿Has dicho encuesta?

Hubo un tiempo en que para usar la palabra “encuesta” en una información periodística era necesario –imprescindible- que el estudio demoscópico que recibía ese nombre cumpliera unos requisitos científicos mínimos. Se le exigía una muestra representativa del universo y una metodología en la ponderación de los resultados, entre otras cosas.

Y no solo eso; además el periodista que escribía sobre la “encuesta” debía publicar lo que se llamaba la “ficha técnica”, con la descripción más o menos pormenorizada del estudio de campo.

Pero ese tiempo pasó, y nadie parece echarlo de menos. Hoy se ha devaluado la palabra “encuesta”, y también, y como consecuencia, la palabra “periodismo” (por desgracia hay muchas más causas además de esta).

Hoy se llama encuesta a una votación online en un sitio web, y no pasa nada. Todo el mundo lo acepta como válido porque “no puedes votar dos veces con la misma IP”.

Lo acabamos de ver en los debates de candidatos de esta nefasta campaña electoral dominada por el imperio del Show Business televisivo.

31

Sin haber terminado el debate, muchos medios online ya preguntaban a los internautas “¿Quién ha ganado el debate?”; y los internautas contestaban sin esperar a que terminara. ¿Para qué?

Siendo esto triste, aún hay más. El resultado de esa “encuesta” se convierte en noticia del propio medio, e incluso de otros de la competencia. Por decirlo en términos políticos, marca agenda. La “encuesta” decide el “ganador del debate” (otro concepto estúpido). Los partidos más espabilados en esto de la cibercultura lo saben y movilizan a sus militantes para que respondan en las «encuestas» como un ejercito que se mueve a golpe de tambor. Como consecuencia, su candidato “gana el debate” y se empieza a instalar en la parte más ingenua de la opinión pública la idea de que estuvo mejor que sus adversarios. Gana el debate quien más moviliza a sus ciberactivistas. Eso es ganar el debate, y no explicar bien las propuestas programáticas y mucho menos hacer declaraciones sobre el rumbo ideológico del próximo gobierno.

También gana el debate quien gusta más a los “tertulianos” (otro subproducto de la televisión basura en modalidad política). Sobre esto ya hablamos otro día en este blog. Se puede leer aquí

706

Falta aún un detalle, para los que aún crean que el ambiente político no se ha degenerado y mercantilizado lo suficiente. Las razones por las que tantos medios hacen “encuestas” online son puramente comerciales. Se trata de conseguir muchas impresiones de página; es decir, publicidad; es decir, dinero. Bienvenidos a la nueva política.

ENCUESTAS

Compartir: