La caza preventiva del payaso siniestro

La caza preventiva del payaso siniestro

Mientras escribo estas líneas un tic-tac suena en mi cabeza. Es el reloj que marca la cuenta atrás hasta la resolución del misterio del Payaso Siniestro. Alguien ha estado haciéndose fotos nocturnas en las calles de la ciudad de Wasco (California). Viste ropas de payaso circense (modelo clásico de inspiración italiana) y porta un ramo de globos en su mano. El maquillaje se le ha corrido y parece una figura de cera recalentada; su rostro es más bien espeluznante. La deficiente iluminación no tranquiliza, como tampoco el hecho de que los lugares elegidos por Payaso Siniestro para retratarse sean frecuentados por los niños cuando sale el sol.

38784_66154_payaso3_584_5821413191580536

Las fotos están circulando por la red a la velocidad del electrón y la noticia ha recorrido el mundo. La imagen es muy potente; no se puede dejar de mirar, atrae como una peli de terror psicológico de David Lynch o la portada de un libro de Stephen King.

IT movie cover

Pronto el reloj dejara de sonar porque sabremos quién está detrás de todo esto. Mis hipótesis son estas, en orden de mayor a menor probabilidad:

  1. Una campaña teaser. Si es así, merecerá un león de oro en el próximo Festival de Cannes (no sé en qué categoría porque eso está más mezclado que una macedonia de frutas)
  2. Un fotógrafo de flash mobs al que la experiencia se le ha ido de las manos
  3. Un pirado sin más objetivo que llamar la atención
  4. A mucha distancia de las anteriores: un psicópata

Por lo visto, lo que yo considero menos probable es lo que mucha gente considera más probable. Y si no más probable, al menos le basta con que sea mínimamente probable para crear alarma social y pedir a la policía “que lo detengan”. Por el momento la policía ha dado la respuesta más razonable a estos requerimientos: no podemos detener a quien no ha vulnerado ninguna ley. Hacerse fotos sigue siendo legal en Estados Unidos, por ahora. No esperaba menos de uno de los países con mayor tradición democrática del mundo.

Me pregunto qué ocurriría en mi propio país si el Payaso Siniestro quisiera darse una vuelta por las calles de nuestra ciudad y temo por su vida. Este no es uno de los países con mayor tradición democrática del mundo. Si además eligiera Madrid para sus paseos nocturnos sería él quien entraría en pánico al ver la cantidad de basura que se acumula en los rincones de mi ciudad.

Cuando Steven Spielberg adaptó al cine el relato del gran Philip K.Dick “Minority Report” muchos de los espectadores con los que hablé de la película se posicionaron a favor de la idea fantasiosa de la policía preventiva “si fuera posible”. De nada parecía servir el mensaje distópico del autor del libro y la película. Eran los tiempos en los que el presidente de Estados Unidos, uno de los países con mayor tradición democrática del mundo y que tiene a la libertad como uno de sus valores fundacionales, invadía países “por si acaso”, “en prevención de peligros venideros” y por supuesto contra el mandato del derecho intenacional y la ONU.

Como dijo Tony Judt en su libro de imprescindible lectura para entender el mundo contemporáneo: “Algo va mal”.

algo_va_mal

Compartir: