Que parezca un accidente (marketing de guerrilla en los Oscar 2014)

Que parezca un accidente (marketing de guerrilla en los Oscar 2014)

Algunos de los perdedores de la noche: Di Caprio, Scorsese, Payne, Esteban Crespo… Apple, Pepsi,

Momento récord en la 86ª ceremonia de entrega de los premios Oscar de la Academia. La presentadora Ellen DeGeneres se hace un selfie con los ocupantes de la primera fila, lo sube a Twitter y en menos de una hora consigue un millón de retuits. Al poco tiempo había pulverizado el récord obtenido por Obama con su tweet “four more years”, que también era una foto. Twitter es el medio de los 140 caracteres pero lo que triunfa es el poder de la imagen; siempre que en la imagen aparezca el presidente de los Estados Unidos o gente como Meryl Streep, Jennifer Lawrence, Brad Pitt, Julia Roberts, Bradley Cooper o Kevin Spacey (y a ser posible todos juntos).

Solo faltó que el director de marketing de Samsung subiera a escena para soltar un discurso lacrimógeno de agradecimiento a sus padres y amigos. Al fin y al cabo, se había llevado el premio de la noche, porque el famoso selfie se hizo con un Samsung Galaxy Note 3 que lució divino delante de los 43 millones de espectadores que veían en directo la gala. Aunque bien pensado, solo sería un premio si todo esto fuera el resultado de una votación o un sorteo, y no hubiera estado planeado y comprado previamente, porque los premios no se compran ¿o sí? con esto de la publicidad nativa ya todo hay que ponerlo en duda.

Premio sería si DeGeneres hubiera sacado su móvil del bolsillo y hubiera dado la “casualidad” de que era un Samsung, pero es bien sabido que la famosa presentadora es una compulsiva usuaria de iPhone, móvil que usó para subir las fotos del backstage (algunos han dicho que esto es un engaño a Samsung, pero es porque no saben que el cariño ni se compra ni se vende).

BhxKRoACQAACB2C

En cualquier caso, tuitear entre bambalinas no es lo mismo, como mucho fue un premio de consolación. Para imaginar la cara que pondría el director de marketing de Apple en el momento más tuiteado de la historia solo hay que mirar la de Leonardo Di Caprio cuando escuchó que el Oscar al mejor actor se lo llevaba Matthew McConaughey.

mlHRG

Tampoco debió quedar muy contenta la gente de marketing de Pepsi cuando se produjo otro de los momentos chistosos de la noche: la llegada de las pizzas, también a primera fila (nuestro amigo Esteban Crespo, que por entonces ya había perdido su merecido Oscar al mejor cortometraje, ni las cató). Se supone que Pepsi era el patrocinador de la noche en la categoría de bebidas refrescantes, privilegio por el que habían pagado casi nueve millones de dólares. Entonces ¿Qué hace el logotipo de Coca Cola bien visible en la caja de esas pizzas que comen las estrellas más conocidas del cine? Según la versión oficial de la cadena ABC, aquello fue un lamentable “accidente” que hubieran evitado de haberlo sabido. ¡Qué lástima, otra vez los problemas del directo!

oscars_pizza_coca_cola_3x2_2

Por si fuera poco, hubo quien puso sal en la herida de Pepsi. Alguien de la empresa de investigación FRA (Front Row Analytics), que también estaba viendo la gala, no desperdició la oportunidad para el real time marketing en Twitter: calculó que el impacto publicitario conseguido por Coca Cola en el momento de las pizzas hubiera costado 1,44 millones de dólares a las tarifas habituales de publicidad y lo tuiteó sin piedad. Coca Cola prácticamente igualó a Pepsi (4.978 frente a 5.018) en menciones de marca en Twitter

No está nada mal para ser un accidente. El “photobomb” que le han hecho a Pepsi solo es comparable en envergadura mediática al “selfie” de DeGeneres… y tal vez al de Jared Leto a Anne Hathaway

1393850737022_jared-leto-anne-hathaway-photobomb

Compartir: